Fisio de suelo pélvico

Fisioterapia suelo pélvico en Córdoba

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico es un conjunto de estructuras musculares, ligamentosas y fasciales que sostiene la parte inferior del abdomen como un arco protector en forma de hamaca flexible. Su función es mantener en posición correcta y en suspensión la vejiga, el útero y el recto contribuyendo a contrarrestar la gravedad.

Los pacientes pueden acudir derivados de diferentes especialidades, como Ginecología, Urología o Cirugía Proctológica. Este tipo de trastorno puede llegar a convertirse en una barrera psicológica que impide disfrutar plenamente de las actividades cotidianas (actividad física, laboral, sexual de la persona, viajar…) y que contribuye a bajar la autoestima llegando a producir, en los casos más graves, trastornos emocionales. Hay falta de información sobre este tema y es fundamental saber que existen tratamientos para estos trastornos frecuentes y discapacitantes, que tienen solución.

Pide tu cita
Image module

La disfunción del suelo pélvico es una patología que habitualmente se lleva en silencio por pudor o por ignorar que tiene fácil tratamiento. Se piensa que es normal tener pérdidas después de haber dado a luz o cuando se llega a una determinada edad, pero no es así. Estos trastornos se dan en ambos sexos. No hay edad para la aparición y se puede empezar a trabajar a cualquier edad, en realidad es un tratamiento sencillo. Lo importante es acudir a un especialista en suelo pélvico ante el primer síntoma.

Cuándo acudir a un especialista en suelo pélvico

– Incontinencia urinaria.
– Incontinencia fecal.
– Estreñimiento.
– Prolapsos viscerales (pueden tratarse con fisioterapia los grados I y II).
– Vaginismo.
– Dispareunia.
– Disfunciones sexuales (disminución de la sensibilidad sexual de la mujer y las sensaciones dolorosas durante el coito).
– Dolor perineal (sacro, coxis, pubis).
– Dolor en la vagina.
– Dolor en la musculatura de suelo pélvico.
– Sensación de pesadez en la zona.
– Etc.

Causas de la disfunción del suelo pélvico

– Lesiones esfinterianas.
– Cirugía abdominal y ginecológica (tratamiento pre y postquirúrgico).
– Embarazo.
– Parto (incluso aquellos que se producen por cesárea).
– Estreñimiento.
– Pérdida de tono muscular por la edad.
– Obesidad.
– Los ejercicios de abdominales tradicionales.
– Deportes que conlleven un impacto continuado sobre la zona pélvica como andar deprisa, correr o saltar.
– Etc.

Tratamiento del suelo pélvico

Realizamos un diagnóstico y un tratamiento curativo o de prevención según la patología que presente.

Devolvemos al suelo pélvico, la rigidez y el tono muscular necesario para evitar los trastornos aplicando:
– Técnicas manuales de estiramiento y fortalecimiento de la musculatura.
– Técnicas instrumentales: electroestimulación y biofeedback.
– Técnicas de comportamiento (calendario miccional,…).
– Aprendizaje de los ejercicios de Suelo Pélvico.
– Aprendizaje de Gimnasia abdominal hipopresiva.
– Aprendizaje de masajes perineales.
– Aprendizaje de la utilización de mecanismos intracavitarios (como las “bolas chinas”).

¿Cómo podemos complementar la recuperación del suelo pélvico?

Es vital integrar en la rutina diaria ejercicios que fortalezcan esta área sin causar estrés adicional, como la gimnasia abdominal hipopresiva, que, además de mejorar el tono del suelo pélvico, beneficia la postura y ayuda a reducir el perímetro abdominal. También es importante el seguimiento regular con un fisioterapeuta especializado que pueda ajustar los tratamientos y ejercicios según la evolución del paciente para asegurar la máxima efectividad y evitar el empeoramiento de los síntomas.

Por otro lado, la tecnología y la innovación continúan ofreciendo nuevas soluciones y dispositivos que pueden ayudar en la rehabilitación del suelo pélvico. Estos avances tecnológicos, combinados con un enfoque terapéutico personalizado, potencian los resultados y proporcionan alternativas adaptadas a las necesidades de cada paciente. Esto es especialmente significativo para aquellos que pueden sentirse incómodos con tratamientos más tradicionales o invasivos.